La segunda oportunidad

lunes, 28 de septiembre de 2009

El juego II


...el juego había entrado en una nueva fase, no había duda.

Lo mejor y lo peor de la nueva fase era la rotunda novedad de las circunstancias. Tenían que establecer una nueva forma de jugar, nuevas reglas y nuevos objetivos. El escenario había cambiado radicalmente. En muchos aspectos era como iniciar un nuevo juego, esta vez con apuestas más elevadas.

En ese momento los jugadores tenían muchos alicientes. Tantas cosas por descubrir, tantos caminos que explorar, las ilusiones casi intactas, el mañana no importaba. Se entregaron al juego con pasión, jugaban siempre que podían, utilizaban todos los medios a su alcance, el juego pasó a ocupar una gran parte de sus pensamientos, en cierta forma se convirtió en el principal motor de sus vidas. Estaban aprendiendo y compartiendo. Experimentaban juntos. El juego les llenaba de ilusiones, les daba motivos para luchar, les daba vida, mucha vida.

Jugaban y disfrutaban del juego, la partida les tenía felizmente enganchados.

Pero en algún momento entendieron que esta nueva fase del juego también requería una nueva resolución, se habían implicado demasiado, sentían que necesitaban jugar más tiempo y más a menudo. Las apuestas habían subido, las fichas del juego eran sentimientos en carne viva. Los riesgos habían aumentado. La partida les estaba dominando.

Poco a poco se fueron imponiendo la necesidad de llegar a la resolución de esta fase. Sabían que según fuera el final de la partida, comenzarían una siguiente fase o se acabaría el juego. Los juegos no pueden durar eternamente, necesitan de fases sucesivas, de renovacón, de nuevos retos. Las apuestas eran muy altas. El juego se había convertido en algo mucho más serio y, sobretodo, mucho más importante.

O eso creían ellos.


6 lo comentaron, ¿te animas tú?:

LOLITA LOP dijo...

tachán .... creo que sé como acaba el juego , porque yo , he jugado a esto ... aposté y gané , pero me costó lo mío .... y en el camino hay terceros jugadores que salen heridos , y eso hace que no se disfrute tanto del premio ... vamos al menos en mi experiencia ...


Bueno Don Apesar ¿ que es de tu vida ? .... estás muy ludópata ´últimamente y nos tienes olvidadas ,.... pero yo te perdono , que también soy de esconderme de vez en cuando y no salir de paseo ...

un besazo y me alegro de ser la primera en pasar por aquí

Apesardemi dijo...

Ya sabes que, de vez en cuando, hay que esconderse un poco, o un mucho.

No os tengo olvidadas en absoluto, solo que estoy un poco escondido ;)

Un besazo, Doña Lo, me alegra mucho verte por aquí.

LOLITA LOP dijo...

si , a mi también me gusta jugar al escondite ...

otro besazo ;)

MalditosTacones dijo...

A los que nos gusta el juego debemos tener una lección bien aprendida: siempre que el juego requiere pasar a una fase en la que necesariamente se tiene que tomar una decisión, pasa de ser juego a lo que denominamos "simple rutina" (y por tanto, nos cansaremos del juego y buscaremos en breve otro entretenimiento).

El juego es disfrute, si se ha convertido en algo más "serio" está perdiendo su componente más importante: el lúdico.

Pero así es la vida mi querido camarada; y a veces, ya se sabe, se pierde más de lo que se gana.

Salud (me alego de leerte, de verdad).

Tha dijo...

querida tacones, mejor no lo podía decir, porque iba a eso, que una vez perdida la diversión de juego ya no tiene nada... y es tan emocionante y divertido eso de jugar...
Más besos (para las que me preceden también)

Apesardemi dijo...

Tacones lo ha expresado perfectamente ;)

Besos a las dos.