La segunda oportunidad

viernes, 23 de febrero de 2007

Asco


¿De qué nos sirven unas instituciones obsoletas?

El Tribunal Constitucional ha resuelto no admitir la cuestión de inconstitucionalidad de un conjunto de artículos sobre la designación de los profesores de Religión y el contenido de esta asignatura, del Acuerdo de Enseñanza que el Gobierno y la Santa Sede suscribieron en diciembre de 1979.

La Constitución se aprobó en diciembre de 1978. Lógicamente, el contenido del acuerdo entre el Gobierno de España y la Santa Sede, suscrito en diciembre de 1979, solo un año después de la promulgación de la Constitución Española, se había negociado durante los años previos a la aprobación del marco constitucional democrático. Es decir, las negociaciones del acuerdo entre el Gobierno y la Santa Sede tuvieron lugar en época preconstitucional. Desafortunadamente su firma se realizó después de la aprobación de la Constitución.

Todo esto no es una paja mental, trato de situar las cosas en su momento histórico espacial: negociaciones entre el Gobierno de España y la Santa Sede antes de que se conociera y aprobara el texto constitucional.

Resultado de todo esto: la iglesia católica controla y decide sobre la idoneidad de los profesores de religión (católica). Su salario lo paga el Estado, es decir, lo pagamos los ciudadanos. La mayoría de los colegios donde los profesores de religión imparten clases los pagamos los ciudadanos (son colegios subvencionados). Los trabajadores de este país tienen derechos laborales bastante claros. Los profesores de religión (católica) están, ahora, sometidos a que unos personajes que viven al margen de la sociedad (prometen pobreza, castidad, obediencia, no están sometidos a las leyes de igual manera que el resto de los ciudadanos) consideren si son o no idóneos para dar clases de religión (católica), no tiene derechos laborales claros. Se han convertido en trabajadores de otra categoría a los que se les exige una actitud católica (o cristiana) que no se les pide (porque sería inconstitucional) al resto de trabajadores.

Han despedido a una profesora porque votó a Izquierda Unida. No han renovado el contrato de trabajo a otra profesora porque está divorciada y vive "en pecado (¿mortal?) con su compañero. Mañana pudiera ser que un profesor no sea digno porque quien tiene la capacidad de decidir (que no es un juez) considere que ... cualquier excusa puede ser válida.

Los profesores hablan, con razón, de talibanismo católico, de vuelta a la inquisición, de nacional catolicismo.

A mí me suena a la Edad Media, al franquismo más rancio, al aznarismo más relamido, a un Losantos en plena masturbación, a Don Pelayo blandiendo su espada, a grises beatos frotándose las manos mientras se excitan con desgracias ajenas, a represión, a oscurantismo, a tiempos pasados, a la mano incorrupta de santa teresa, a estupradores protegidos, a reprimidos sexuales, a venganza, a mierda y a desesperación.

¡A la mierda!


14 lo comentaron, ¿te animas tú?:

e-catarsis dijo...

¡caray! No hay nada como un asunto de este tipo para sacudir la apatía, la verdad es que no he leído el tema en profundidad, pero me creo porque el talante de su blog asi me lo dice que no exagera ni un pelo, los modos y las maneras de este colectivo (no el de los maestros de religión) son asi, han sido asi y mucho me temo que seguiran siendo asi, la razón...porque es la única manera que tienen, es decir la sinrazón,porque como pienses estan perdidos, no acabo de entender que la religión sea una disciplina como la geografía, creo más bien que es un algo intimo y muy personal que debe salir del marco de las escuelas al menos de las que no son privadas, esas estan en todo su derecho de hacer eso o de poner uniformes de batman a los chavales que allá cada cual con donde mete a sus hijos y sus "cuartos", y las iglesias organizar sus actividades en sus locales y que vayan los que quieran naturalmente, pero claro esto es muy arriesgado...¿no le parece?

Anda Apesar...de todo te veo en una excelente forma :P

El postista antes llamado anónimo dijo...

Apesardeél ya no está apático, sino cabreado. Vamos mejorando.
Me parece que en este asunto hay un gran malentendido. Todo se construye sobre un absurdo enorme.
-Es absurdo que la religión se considere y trate como una asignatura.
-Es absurdo que el Estado y la Iglesia Católica tengan firmado una acuerdo sobre éste y otros puntos que conciernen a algo tan privado como es la creencia religiosa de cada cual.
-Es absurdo que haya "profesores de religión" (oxímoro evidente), pagados con el dinero público.
-Absurdo sobre absurdo, es por completo absurdo pretender ser "profesor" de religión católica y hacer cada cual de su capa un sayo. Hay que apechugar, ser coherentes y tener el arrojo de aceptar que en esta vida no se puede tener el oro y el moro; si enseñas religión por tu cuenta, o por cuenta de una entidad de la índole que sea, vale, tú mismo; pero si la enseñas por cuenta del arzobispado y a cargo del dichoso acuerdo, ya sabes lo que toca.
-Esabsurdo que haya trabajadores en esta situación, y absurdo que el Constitucional, en aplicación de una normativa legal que no puede soslayar galanamente, se vea en la tesitura de dar la razón a los absurdos por antonomasia, que es el clero de siempre.

Alguien habrá con mando en plaza que pueda poner razón y cordura a todos estos absurdos, digo yo. Las reclamaciones, ya se sabe, a quienes correspondan.

apesardemi dijo...

Totalmente de acuerdo en que la religión no debe ser asignatura, es una cuestión que entra en la intimidad de las personas y allá cada cual.

Pero, la realidad, es que actualmente si es una asignatura. Como lo es que se imparte en colegios subvencionados por el Estado y como lo es que los salarios de los profesores que la imparten corren a cargo de la Administración.

Por eso y de eso me quejo. Parece que la decisión es legal, pues habrá que modificar esa legislación. No alcanzo a entender que el obispo, o quien corresponda, tenga capacidad de decidir sobre la idoneidad del profesorado. Para eso existe un ministerio. Qué el obispo pague el salario e imparta las clases en sus colegios. Así si entiendo que contraten a quienes consideren más idoneos.

Besos a los dos.

pilar dijo...

Pues sí, talibanismo católico.

Aunque yo sí creo que la historia de las religiones (y no la religión calótica) debería ser una asignatura. Las religiones han acompañado al hombre desde siempre y han influído enormemente en cambios políticos y sociales.Es algo tan unido a la cultura de un pueblo que casi no podríamos entenderlo bien sin ella.

Pero el tema de quién debe dar esa asignatura es otra cosa.Desde luego la Santa Sede no es quien para dar órdenes.

Besos y alegría para este finde que empieza

El postista antes llamado anónimo dijo...

En efecto, una cosa es la Historia de las Religiones (en mis tiempos "Historia Sagrada" e "Historia de la Iglesia", es que soy de otro siglo), asignaturas utilísimas, y otra cosa es pretender enseñar religión, catequizar a los infantes en una creencia determinada, en las aulas. Eso es una perversidad.

Cobre dijo...

Muy bueno, Apesar, sí señor, tremendo post!.
A mí este tema me cabrea y me toca las narices de un modo especial.
No entindo (ni lo pretendo) pq se empeñan en q la asignatura de religión sea obligatoria, pq no dejan desarrolarse plenamente a la persona y q cada cual elija cuando tenga plena capacidad para ello en lugar de meter con cucharón dogmas absurdos y obsoletos q nada tienen q ver con el tiempo en el q vivimos.
Se empeñan en crear verdaderos ceporros q no sean capaces de pensar por sí mismos y se lo crean todo a pies juntillas sin plantearse lo más mísimo, no sea q les salgan desobedientes e independientes y se les revelen!.
El que se empeñen también en controlar hasta los más mínimos detalles, la vida privada, el salario, el q una persona sea adecuada para impartir religión, y demás, me parece alucinante y excesivo.
Pq narices se les da tanta manga ancha!? y sq además me jode pq a todo el mundo, especialmente a los putos peperos, se les llena la boca diciendo q este es un estado aconfesional!. Y una mierda!.

A ver si un puñetero día esto es verdad y tenemos una educación laica sin q el personal se rasgue las vestiduras!.

Un besazo, niño

Manuel Márquez dijo...

Totalmente de acuerdo con tu reseña, compañero: un disparate (despido) sobre un disparate (asignatura) sobre un disparate (Iglesia católica). O de como una institución con una capacidad de influencia brutalmente desproporcionada en relación con su verdadero peso social, sigue haciendo de su capa un sayo. Lamentable...

Un abrazo.

P.S. sigo teniendo un meme pendiente, compa, no creas que lo echo en olvido (ese síndrome de Koro, que me acecha...)

fulanito dijo...

El postista, si supuestamente el quid de la cuestión está en que para catequizar ya están las parroquias... y que en clase de religión el currículum se debería ceñir de manera restricta a la evaluación de determinados conocimientos teóricos.

He ahí la contradicción de todo el asunto. Yo, como Pilar, sí vería bien la implantación de una asignatura de historia de las religiones...

...o, mejor, ampliar el currículum de la asignatura de historia. Y desempolvar la filosofía.

A lo que me niego es a cualquier tipo de talibanismo escolar, llámese religión (católica) o educación para la ciudadanía.

apesardemi dijo...

Controvertido tema, ¡vive dios, que si!

Saludos y besos.

thalatta dijo...

ya vengo tarde... pero no tengo mucho más que decir porque estoy de acuerdo con vosotros :)
El tema de "Historia de las religiones" parece ser que se va a llevar a cabo, aunque seguirá "Religión Católica" (o si hay suficiente número también podría ser Religión musulmana o Budista o...), un absurdo por todo lo que ya habéis comentado...
En fin... que besos para tod@s

Alba y Alvaro dijo...

Menudo tema, Apesar. Lo que creo de verdad, estando de acuerdo contigo, es que la sociedad española parece que tiene que ir pagando peaje a la Iglesia Católica para ir avanzando hacia una realidad social mucho más abierta. Como parece que no se puede actuar de golpe, para que no se cabreen, se hace todo a pequeños pasos, con tremendos debates cada vez que se llega a legislar en temas que parecen de su competencia. Si, es una mierda, pero llegaremos.

Un saludo.

pcbcarp dijo...

A mí lo que me fastidia es que el estado siga pagando los sueldos. Me resulta difícil solidarizarme con unos trabajadores cuya función, voluntariamente asumida, es propagar la ideología de la Iglesia católica entre las mentes impúberes... hasta que resultan inidoneos.

Anónimo dijo...

vivamos y dejemos vivir, yo como católica creo en la necesidad de impartir esta materia, respetemonos y no seamos prejuiciosos,.

ana vatera dijo...

que pelotuda la de arriba