La segunda oportunidad

jueves, 18 de septiembre de 2008

Una historia lejana


Hace muchos años, tantos que Apesar aún no había nacido y yo estaba rondando la veintena, me enamoré perdidamente de una chica del grupo de amigos.

Era algo mayor que yo y muchísimo más madura. Aún la recuerdo con mucho cariño.

Como la vida tiene sus puntos, el día en que me atreví a confesarle lo que sentía por ella me informó, ciertamente con mucho tacto y cariño, que C -otro amigo del grupo- también le había pedido que saliera con él. ¡Joder, qué casualidad!. ¿No había más chicas en el grupo?. ¿No había más chicas en la vida?.

El caso es que A, la llamaremos así, no quería tomar una decisión, los dos le atraíamos, los dos éramos buenos amigos, tanto entre nosotros como de ella, y tenía miedo de que si se decidía por alguno el grupo se rompiera. Las cartas estaban sobre la mesa a falta de comprobar quién ganaba la partida.

Pasaron unas semanas y la situación se hacía cada vez más insostenible, la competencia había hecho entrada en el grupo y los sentimientos a los veinte años son muy difíciles de controlar. Así que pasó lo que tenía que pasar. Que A, por fin, tomó una decisión.

Quedamos una noche los dos solos, me tenía que comunicar su decisión. Me explicó muy cerebralmente los motivos de la decisión. Que si yo le gustaba muchísimo, que si conmigo se lo pasaba cojonudo, que si ... pero que yo estaba estudiando y que mis perspectivas de ingresar en el mundo laboral eran a medio plazo, que ella quería, necesitaba, formar una relación "más seria y estable". Que había decidido aceptar a mi rival, intentarlo con él.

Terminó de hablar, me miró a los ojos y casi sin darnos cuenta nos besamos con la pasión de quien sabe que esa será la última ocasión y con el ímpetu de ser aquella la primera vez. Me repetía insistentemente que mañana no existiría lo que esa noche estábamos haciendo, que la decisión estaba tomada. Yo asentía sinceramente mientras proseguían besos y caricias. Terminó la noche y acabo la magia. Fue una noche maravillosa.

El grupo se deshizo a los pocos días, ya no era un grupo, y cada uno inició su nuevo camino. Coincidimos en la calle un par de veces y ya no la he vuelto a ver más.

Hoy me he acordado de ella.


16 lo comentaron, ¿te animas tú?:

Ova dijo...

Querido Apesar,

Lo que no me cuadra de la historia es que A después de esa noche no se quedara contigo, jejeje

Un abrazo fuerte en medio de una mañana frenética.

Tha dijo...

se nota que la chica era más madura jajajaja. Es una bonita historia.
Un beso

Pilar dijo...

El otoño, Apesar,quizás nos pone nostálgicos, no?...personas que una vez significaron algo, de repente aparecen en nuestra mente...y en nuestros post...por qué será?

En cualquier caso, son historias bonitas para recordar.
Ah!!!! Yo me habría quedado contigo ;)

besosssssss

manly dijo...

En la vida constantemente se toman decisiones, a veces la toman por nosotros. En cualquier caso nunca sabemos qué habría pasado de haber sido de otra manera.

Apesardemi dijo...

Ova, un comentario muy halagador, siempre es positivo subir la moral ;)

Tha, ya lo he dicho, era mucho más madura, mucho más ;)

Pilar, será el otoño o será la crisis ésta ;) Una cosa respecto a tu halagadora afirmación: no conoces al rival, quizás también te hubieras quedado con él ;)

Manly, creo que las cosas se desarrollaron como debía ser y, al final, la solución fue la mejor, eso creo ahora.

Besos.

Corpi dijo...

Hay que joderse, amigo. Pero es que cuando a uno le dicen: quiero hablar contigo; malo. Pero la culpa es suya, si esa noche la hubiera dejado embarazada, ahora seguramente estaría a su lado.

Cobre dijo...

Pues ella se perdió estar con un tío cojonudo! ;)
Son las cosas de la vida, chato, gente q pasa, decisiones q tomamos... Igual después se arrepintió de haberse quedado con tu colega!.
A estas cosas no hay q darle muchas vueltas; puede q ni si quiera hubiera funcionado.

Bueno, q da lo mismo, q yo te mando un besazo y apañao! ;)

Eterna dijo...

y es que elegir un camino es complicado,porque siempre se renuncia a otro, y es muy difícil quitarse esos malditos "y si..." de la cabeza.
El amor nace mágicamente, y nos da momentos mágicos, también acaba por arte de magia, se evapora, dejando sólo humo.

El postista antes llamado anónimo dijo...

¿Ella era más madura? ¿Por qué? ¿Porque quería una relación con un tío de más posibles en aquel tiempo? Eso no es madurez, querido amigo, sino más bien al contrario: la infantilidad emocional a la que nos tiene condenados desde hace mucho la "Filosofía de las Cajas de Ahorro" Cuando las mujeres no maduraban nunca ni se hacían jamás mayores de edad, sus padres les concertaban el noviazgo con un hombre honrado, trabajador y de sólido futuro. ¿Madurar significa ser capaz de tomar la misma decisión, con la diferencia de asumir personalmente lo que otros decidían por ellas? Vamos... vamos... no fastidies. Preferir una relación estable y "con futuro" por la pasión arrebatada del presente no es de personas maduras sino de oficinistas obsesionados por la cartilla de ahorros. Nada, hombre, la chorba aquella era calculadora y con alma de contable. No te convenía.
Por cierto, ¿qué tal le fue con su aritmética relación estable?

Noelia Jiménez dijo...

Hermoso, tienes un regalo en mi blog...

Apesardemi dijo...

Corpi, vaya la ocurrencia, dejarla embarazada para que se quedara conmigo. De eso nada.

Cobre, muchas gracias por el piropo ;) Seguro que se ha arrepentido jaa!!

Eterna, pero siempre hay que elegir, lo peor es no optar y dejar que te lleven. Me alegro de verte por aquí ;)

Postista, es un punto de vista ;) y hasta es posible que tengas razón. Pasó así y ahora es un bonito recuerdo.

Noelia: Voy para allá, hermosa ;)

Besos a tod@s

Cobre dijo...

Yo me declaro fan incondicional del postista!, q razón tiene este hombre! ;)

Más besos!

(anda majo, actualiza un poquito!)

berrendita dijo...

No sé si sería madura, pero consuélate pensando que quizá nunca la volvieron a besar de aquel modo: con el ímpetu de la primera vez, con el desgarro de la última.

Precioso.

Un beso.

Apesardemi dijo...

Cobre: El Postista es un hombre sabio, lo que no significa que siempre lleve la razón.

Berrendita: Bienvenida a esta casa ;) JAA! Ese pensamiento lo tenía a menudo en los días posteriores al encuentro.

Más besos.

Meu!_ :) dijo...

Hola, tengo un grupo en facebook, que se trata de segundas oportunidades, queria pedirte permiso para utilizar tus historias ya que son muy interesantes. Desde ya muchas gracias. Meulen

Apesardemi dijo...

Hola Meu

Me alegra que mis historias te hayan parecido interesantes. Claro que puedes utilizarlas.

Saludos