La segunda oportunidad

miércoles, 30 de mayo de 2007

Sillones y manías

Desde que recuerdo nunca me ha gustado eso de sentarme en un sillón y permitir dócilmente que un extraño manipule determinadas zonas de mi cuerpo.

Por ello, y siendo consecuente, siempre he sido muy reacio a ir a la peluquería y al dentista. Voy porque tengo que ir, porque razono que es necesario, pero me siento incómodo ahí sentado, indefenso, en clara desventaja, hurgado y toqueteado impunemente mientras permanezco forzosamente quieto, entregado, subordinado y sin posibilidad alguna de devolver los toqueteos y hurgamientos a los que siento sometido.

Lo se, es un postura muy infantil y probablemente ridícula, pero en las manías como en el deseo la mente manda poco. Asumo que mi evolución hacia la madurez ha sido más bien parca en este aspecto pero quiero creer que lo he compensado en otros.

Ayer me corté el pelo y ya tengo cita concertada con el dentista. Lo primero fue relativamente soportable, lo segundo me da verdadero temor, pero hay que madurar que uno tiene ya un montón de años.




11 lo comentaron, ¿te animas tú?:

LOLITA LOP dijo...

querido Apesardeusted ... yo creo que es cuestión de encontrar alguien de confianza ... yo en la peluquería gozo hasta extremos inconfesables aquí en su blog , y el dentista ...ayer mismo fuí a cambiarme unos empastes viejos y ponermelos monos de esos que no se notan ... me tumbo cierro los ojos , respiro profundamente y me dejo hacer ....

igual la rara soy yo , pero hasta al ginecólogo me gusta ir y espatarrarme en el sillón de torturas ...


parece que soy la primera , espero que no haya otro a la vez que yo y me quite el privilegio de besarle antes que nadie ...

por cierto este finde mando a mi hermanita pequeña para Sevilla , morenaza de ojos verdes , buena planta y mejor persona ...cuidemelá bien

maria josé dijo...

Uy a mi el dentista también me da miedo, y lo voy dejando lo voy dejando, hasta que ya no se puede dejar más. Y también tengo mis años...
En cambio en la pelu me pasa lo que a Lolita, me encanta que me toquen el pelo, tanto si es una persona extraña como si no lo es.
Hummmmmm
Besos, A pesar!

Manuel Márquez dijo...

Uf, compa, qué susto... cuando leí el primer párrafo, pensé que ibas a hacer alusión a ciertas casas de moral un tanto distraída (aunque ahí, más que en sillones, los tocamientos se desarrollan en muebles algo más horizontales...), pero, claro está, tratándose de dentistas y peluqueros, nada que temer (salvo que la dentista o la peluquera en cuestión se trate de uno de esos ejemplares de fantasía landista que poblaron el cine español de los primeros 70 del pasado siglo...).

En fin, estoy de acuerdo contigo: las manías y los miedos, como los quereres, son algo tan personal... (y no creo que tenga que ver con la madurez, que a tí te veo yo muy centradito...).

Un abrazo.

Alvaro dijo...

A mi lo de la peluqueria ni me va ni me viene, la verdad. Ah, lo que es el dentista...

Un abrazo y animo!

pilar dijo...

Como a Lo y Mariajo también me gusta la pelu:nunca sé lo que me voy a hacer y fantaseo mirando cortes y colores...
El dentista tampoco me asusta: es un amigo con el que charlo largo y tendido...y con el que te puedes fumar un cigarrito nada mas bajarte del "potro"...pero el ginecólogo....eso es otro cantar...creo que nunca lo superaré.Menos mal que existe el Lexatín...
suerte, guapo

vitruvia dijo...

Conozco esa sensación de desventaja de la que hablas. Creo que deberían inventar métodos mediante los cuales no nos sintieramos inferiores, porque la sensación es incomodísima.

Cobre dijo...

Pues tus visitas (en caso de q las haya!) al urólogo deben ser la hostia!!!.
Lo del dentista lo entiendo perfectamente, tengo un trauma infantil; bueno en realidad todavía cualquier visita al dentista me causa un trauma infantil... ¿cuela? ;), pero lo de la peluquería... ¿nunca te han dado un buen masaje en la cabeza después de lavarte?, ¿no disfrutas con ello? dioss, si es rebueno! .

No sé no sé, pero yo de este post hago una lectura muy clara, chato, y sq a ti lo de dejarte hacer sin participar... ;), aunq se me plantean unas cuantas preguntas..
Lo dejo antes de q me cuelgues del palo más alto!
Besazos!

(Te añoraba yaaa!)

apesardemi dijo...

Lolita, deberías pasarme el teléfono de tu peluquero/a, tal y como lo cuentas estaría dispuesto a probar ..

¿Viene tu hermana? no te preocupes que yo cuido de ella, sabré reconocer esos ojos verdes ;)

El primer beso para ti en justa reciprocidad.

Mª José, es que lo del dentista es un clásico del genero de terror. Pero al peluquero no acabo yo de cogerle el punto.

Manuel, Peeero ¿en qué estaba usted pensando? ;)) solo son consecuencias de malas experiencias infantiles, traumillas inocentes.

Alvaro, pues yo, cuando voy a la peluquería, me lo paso deseando que termine la faena.

Pilar, ya ves que mundos tan dispares, vosotras disfrutando y yo todo incómodo ;)

Vitruvia, esa es la cuestión: desventaja e incomodidad.

Cobriña, pues, de momento, ningún urólogo conoce mis intimidades (toco madera) aunque, cuando he pensado en ello, uff, se me encoge alarmantemente ;)

En alguna rara ocasión me han dado un placentero masaje pero la situación y ritual del corte de pelo me incomoda.

Mujer, con lo de la participación pues, todo tiene su puntito y su momento, soy participativo por naturaleza pero también me gusta dejarme hacer ;))

Grandes y sonoros besos para todos y todas.

e-catarsis dijo...

Bueno, supongo que a todos nos pasa un poco, eso de que desconocidos nos "manipulen"...ufff, claro que la cosa cambia si se hacen las presentaciones previas...porque hablamos de eso ¿no?, o es que sencillamente eres un poco ¿miedica?
:P...naaaaa

Thalatta dijo...

Llego tan tarde que seguro que ya estás para cortarte otra vez los cabellos y ya del dentista ni te acuerdas.
Se ve que las chicas vamos a buenas peluqueras ;), en cuanto al dentista... ainsss no me lo recuerdes, y anda que los de las jeringuillas... (el ginecólogo ni te cuento, voy a tener que irme donde Lolita)
¡ánimo y al dentista!
Besos sin oficio y con mucho beneficio

Tormenta. dijo...

Sí, he cenado, y me puse a mirar blogs, encontré el tuyo... está muy bien la verdad, me gusta, solo quería que lo supieras...