La segunda oportunidad

domingo, 14 de octubre de 2007

Ahogo


Sabía que no estaba bien, había vuelto a sentir esa sensación de interinidad, de tránsito, de visita. Era una sensación incómoda, como la de no saber donde sentarse o la de no saber que hacer con las manos. Era una sensación de añoranza, añoraba demasiados momentos, demasiadas sensaciones. Era una sensación de tedio, de sosería, de insípida planicie.

Era una sensación conocida, no era la primera vez que le sucedía, la experiencia le decía que sería una situación pasejera, que aguantara un poco más. Pero qué jodido es vivir un solo día sin ilusiones.

No se atrevía a indagar demasiado en las causas, las respuestas serían costosas con toda seguridad, una crisis a los cincuenta podía ser peligrosa, mejor dejarlo pasar otra vez, dejarse llevar y esperar. El oxígeno no tardaría en aparecer pero ¿para cuánto tiempo quedará?.

12 lo comentaron, ¿te animas tú?:

Noelia Jiménez dijo...

Las crisis siempre son peligrosas. Y quedarse sin oxígeno es una sensación horrorosa, sobre todo cuando lo que protesta no es el pulmón, sino el alma.

Thalatta dijo...

A ver... respira conmigo: "inspira" profundamente bebiéndote todo el aire del mundo, siente como te hinchas de energía mientras el aire penetra por la nariz, luego expulsa lentamente... muy lentamente...
Todo esto unas cuantas veces hasta que sientas que respirar es automático pero vital.
Tras las crisis siempre llega algo bueno, solo tienes que "estar" en cada instante y vivir hasta cuando te lavas los dientes.
Ánimo sin crisis no estaríamos vivos.
Besooo

pilar dijo...

Tha Tiene mucha razón...Sin crisis no estaríamos vivos...Pronto te llegará el oxígeno que necesitas...es cuestión de relajarse y esperar. Y saber respirar...No siempre lo hacemos bien.

Es cierto eso que dices: qué jodido es vivir un sólo día sin ilusiones.
Te mando muchas acompañadas de besos.

LOLITA LOP dijo...

La puñetera ansiedad .....

¿ hablas en primera persona ?...que jodida es esa sensación ...


bueno si estás malucho te mando muchos besos y un abrazo largo largo ... puedes mandarme un email y te cuento como se puede superar y si estás bien , pues mejor que mejor


besos

Cobre dijo...

Supongo q una crisis a los cincuenta (y yo creyendo q tenías dieciocho!) no es lo mismo q a los veintitantos, por los motivos más q nada, pq cuando se pasa mal da igual la edad q se tenga, y por ello me atrevo a opinar (ya sabes q no me pedo callar!).
Creo q hay dos cosas básicas q hacer en estas situaciones, una es tratar de no asfixiarse, tratar de controlar esa sensación de ahogo q produce el vacio y la tristeza, ¡¡por todos los medios!!. Y la otra cosa, querido Apesar de mis entretelas, es precisamente lo q no estás haciendo.
Todas estas putas crisis tienen un porqué. Durante el tiempo q dure tendrás momentos más o menos jodidos, pero de lo q estoy segura es de q sirven para algo, q después sales renovado. Pero para q esto suceda tienes q hacer útil todo este tiempo, todas esas sensaciones q estás teniendo, y todas las ideas q te rondan la cabeza... ¡enfrentandote a ellas!, sino.. ¿de q te sirve?.
Claro q las respuestas suelen ser costosas, y clarísimo q no son momentos fáciles, pero cuando se llega a este punto es por algo y hay q tratar de sacarle partido. Las crisis no son menos peligrosas si en lugar de cogerlas de frente tratamos de pasar por encima de puntillas, es más, creo q si haces esto durará más y sacarás mucho menos!.

(He comentado el post como si lo hubieras escrito en primera persona... ;))

¡Besazos! (muchos muchos muchos!!)

e-catarsis dijo...

Qué dificl apesar comentar este hilo sea ficción o realidad porque recetas no hay aunque sí amigos, lecturas, músicas y tiempo para reflexionar y la dosis adecuada de soledad para hacerlo
..cachis en la mar...

Un beso :)

El postista antes llamado anónimo dijo...

Ni crisis de los cincuenta ni nada. Lo que le pasa a este hombre es que no me duerme bien y no me desayuna como Dios manda. A la hora de comida ni te cuento, todo son prisas y zampar lo que buenamente cae a mano; a la hora de la cena, con el estómago revuelto, pues claro, no apetece nada, y así no se puede: de ahí el ahogo, que para mí que van a ser gases.
¿Vas bien del vientre?

Hay que tomar relaxul y pankreoflat, comer despacio, charlando con un amigo o con la parienta, tres veces al día, y masticar también muy despacio.


Mano de santo.
Hombre ya...

manly dijo...

Ese tipo de oxígeno no tiene límite, las ilusiones cuando no las tenemos: hay que inventarlas.

Manuel Márquez dijo...

Compa Apesar, que tienes revuelta a la parroquia, con estos achuchones (ya sean reales o ficticios, que a saber cuáles serán peores...). Lamento no pasarme por aquí con más frecuencia, aunque también compruebo que, al igual que yo, tampoco andas últimamente muy prolífico (esperemos que se trate de algo pasajero...).

Un abrazo.

kamonbeibelaikmaifalle dijo...

"Si te resistes.. Persiste"..¿Pero bastará con dejarse llevar??
Pues la verdad.. es que no lo se.
Un besazo, Apesar.

Corpi dijo...

Cof, cof, cof, aghhhh, ahhhg,cofcofcof. Una vez estuve a punto de ahogarme (y la gente mirando sin hacer nada por aydarme) y fue una experiencia verdaderamente traumática. Aquello sí que fue una verdadera crisis.

Cobre dijo...

Niño, tu has visto lo q ha dicho el amigo Rajoy el hilillos??? mira mira!!!
No me digas q no se merece un señor post! ;)

Besazos!