La segunda oportunidad

miércoles, 15 de agosto de 2007

Jordania




Érase una vez un país tolerante y pacífico, cargado de historia y de sol, de casas blancas, coronadas con brillantes depósitos y llamativas parabólicas, encaramadas en áridas y serpenteantes colinas, plagado de montañosos desiertos de colores, desiertos amarillos, negros y rojos, un país pobre, sin agua, sin recursos naturales, un país en el que de tarde en tarde aparece un llamativo e inusual color verde, un escualido rio o un precioso mar azul.

Un país tranquilo, poblado por personas orgullosas que transmiten una sensación calma y relajada, que gustan de la broma y que no escatiman sonrisas, que dan la sensación de vivir sin prisas, sin agobios, contentos con lo que tienen, no se ven caras tristes, parecen bastante felices y parecen buena gente.

Un país en el que confluyen y conviven todos los tiempos. Dromedarios y Mercedes, asnos y Toyotas, oriente y occidente, chilabas y minifaldas, jaimas y palacios, mujeres tapadas salvo los ojos y mujeres con minipantalones, monarquía todopoderosa y elecciones al parlamento y ayuntamientos, pasado y presente.

Un país con ciudades que no son bonitas, son feas, no tienen apenas monumentos ni recorridos turísticos, pero tienen vida, mucha vida, como gigantescos hormigueros repletos de seres moviéndose en todas las direcciones. Ciudades sempiternamente invadidas y destruídas, casi siempre por la mano del hombre y en ocasiones por los terremotos.

Un país amable, acogedor, que apuesta por el futuro sin olvidar el presente, buen vecino de sus vecinos y amigo de casi todos.

Un país árabe llamado Jordania, cinco millones de habitantes, tres de ellos viven en solo dos ciudades. Su territorio es desértico en un 60% y sólo el 20% está cultivado. Tiene 26 universidades, la mayoría públicas. Un sistema sanitario gratuito y suficiente. La religión es mayoritariamente musulmana aunque existen significativos colectivos cristianos en las ciudades bíblicas. Un buen país.

6 lo comentaron, ¿te animas tú?:

pilar dijo...

Ninguna guia turistica podrá hacer una descripción mejor que la que tú has hecho de Jordania...Quiero saber más...cuelga fotos,por fa...

Qué sorpresa encontarte por aquí!!!

Bienvenido a casa (seguro que todavía andas de vacaciones...qué suerte!!!)

Besitos acalorados

novia novata dijo...

Pues, aunque aún es muy pronto, supongo que algún día tendré que plantearme eso de "la luna de miel", y después de leer tu descripción Jordania apetece...
Besos!

e-catarsis dijo...

Hace tiempo leí el libro de Noor (Lisa Halaby), sus memorias (Memorias de una vida inesperada); me ha fascinado siempre esa mujer y desde luego ella al igual que tú me trasladó a un país amable y acogedor.
Pues...un beso amable :)

Thalatta dijo...

Hmmmm ¡qué peaso de viaje! buenoooo seré buena y me alegraré (me alegro un montón jejeje) pero qué envidia. No dices nada de Petra... ¿otro post? ;)
Ainsss qué bien, sentadita y viajando a través de todos vosotros :) (el que no se consuela es porque no quiere)
Besoss, me alegra tu vuelta

LOLITA LOP dijo...

que bien ... que ganas de conocerlo ... ami me encanta la gente ...es lo que má´s me gusta y contado así tiene una pinta estupenda ...

¿ ya de regreso ? ... ufffff yo el lunes vuelvo al curro


beoso de vuelta al cole

Tanhäuser dijo...

Si es que me han entrado ganas de coger el avión ahora mismo al leerte, querido amigo.
Un abrazo y me alegro de que hayas disfrutado.