La segunda oportunidad

domingo, 28 de enero de 2007

Málaga 1937. Nunca más.


"Imagínense a 150.000 hombres, mujeres y niños disponiéndose a marcharse en búsqueda de seguridad hacia una ciudad situada a más de 100 millas a pie. Hay una única carretera que pueden tomar. No hay ninguna otra manera de escapar. Esta carretera, limítrofe por un lado con las altas montañas de Sierra Nevada y por el otro con el mar, está construida sobre la ladera de unos acantilados y sube y baja a más de 500 pies por encima del nivel del mar. La ciudad que deben alcanzar es Almería, y está a más de 200 kilómetros más allá. Un joven fuerte y sano puede caminar a pie unos 40 o 50 kilómetros diarios. El viaje a que estas mujeres, ancianos y niños debían enfrentarse les llevará a cinco días y cinco noches de camino, al menos. No encontrarán alimentos en los pueblos, ni trenes, ni autobuses para transportarlos. Ellos debían caminar, y a medida que iban andando se tambaleaban y tropezaban, con los pies llenos de rajas y de heridas de ir por el pedernal y el ardiente asfalto de la carretera; los fascistas los bombardeaban desde el aire y les disparaban desde los barco
s de guerra". [Norman Bethune. El crimen de la carretera Málaga-Almería]

Tropas fascistas formadas por legiones de italianos y de alemanes, por moros y por el tercio tomaron la ciudad de Málaga el 8 de febrero de 1937. Dos días antes, ante la inminencia del despiadado asalto, más de 150.000 personas, ancianos, mujeres y niños en su mayoría, abandonaron Málaga precipitadamente por la única vía de salida posible: la carretera que bordeando la costa unía Málaga con Almería, 240 kilómetros de hambre, cansancio, desesperación, terror y muerte.


Las tropas fascistas bombardearon y ametrallaron con vengativa saña, desde cielo y mar, a los desarmados y temerosos civiles huidos. Muchos murieron alcanzados por los bombardeos o la artillería naval fascista, otros sucumbieron debido al hambre y al cansancio. Un crimen frío y estratégicamente calculado contra refugiados civiles. Un crimen dirigido a castigar, atemorizar y desmoralizar a aquellas personas que habían osado, con sus votos, oponerse a los rancios terratenientes, a la iglesia intolerante, a un futuro de miseria y humillación, a un opresivo y decrépito sistema social. Un hecho vergonzoso y vergonzante que no se debe olvidar.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica e Izquierda Unida, han organizado una marcha homenaje a las víctimas del crimen de la carretera Málaga-Almería, del que este año se cumple el 70 aniversario.

10 lo comentaron, ¿te animas tú?:

thalatta dijo...

Nunca más en ningún lugar. Uno puede estar en desacuerdo pero de ahí a aniquilar... A veces siento que no hemos salido de la prehistoria.
Besos tristones.

pilar dijo...

Ojalá estas cosas no pasen nunca más. Ojalá la memoria histórica fuera suficiente para evitarlo...Yo vivo en medio de esa ruta, por eso leer tu post me ha tocado...(hoy estoy blandita)

besos llorosos

Alvaro dijo...

Eres un guerracivilista, un amargado, un renconroso, un vengativo....

Yo también.

Y los dos somos personas.

Orgullo, Apesar, orgullo.

Esa carretera no terminaba em Almería, terminaba en nuestros corazones, en nuestras almas, en nuestra libertad. Y allí, allí si han logrado llegar.

Un abrazo.

bohemiamar dijo...

Qué sentido tiene tanto bombardeo, si no el aconómico. Cualquier excusa para que la industrialización del armamento llene los bolsillos de tanto bandido poderoso y legal.

Magnífico post.

Un fuerte abrazo.

bohemiamar.

P.D. Ven a ver otra "maravillosa y lujosa" destrucción.

Nere dijo...

A pesar, me ha encantado este post, gracias por compartirlo.

Yo pienso que "no olvidar" ciertas cosas, es bueno si ese recuerdo nos mueve para algo más que una marcha por el recuerdo. ¿Cuántas carreteras málaga-almería siguen siendo bombardeadas?

Cobre dijo...

Qué te voy a decir q tu no sepas a estas alturas!, solo q no puedo con este tema, me duele mucho, se me hace un nudo en el estómago.
Hay cosas q no se olvidan, pero prefiero dejarlo en un rincón y no tocarlo demasiado para q no se enrraice un odio absurdo e insano.

Un besazo

Manuel Márquez dijo...

La serie documental Memoria de España, que emitió la 2 de RTVE hace unos meses, recogió, en una de sus entregas, este estremecedor episodio que tan sentida y magníficamente reflejas, compañero. Una pieza televisiva que debería ser de visionado obligatorio en todas las escuelas de nuestro país: para que no se nos olvide y para que nunca vuelva a suceder. Ojalá...

Un fuerte abrazo.

Tanhäuser dijo...

Amigo, gracias.
Gracias por ser uno de tantos que no olvidarán a las víctimas de aquel "ejército de liberación".
Precisamente me he permitido escribir, sin demasiada fortuna, una historia sobre estas personas y sobre los familiares que todavía las están buscando. Gracias a ello he recibido la visita de un personaje un tanto pintoresco. Uno de esos que creíamos que ya no quedaban.
Saludos, amigo mío. Siempre es un placer leerte.

culumeta dijo...

Leyendo estos trozos de historia, mis circunstancias actuales, mis problemas, toman la forma de un grano de arena comparado con tiempos de guerra, que desgraciadamente siguen existiendo en algún lugar del planeta en estos tiempos que corren . Los humanos somos así, no acabamos de aprender la lección...
Gracias por tus escritos Apesar, me gusta mucho leer tu blog, aunque no siempre haga comentarios.
Un abrazo fuerte!

alejandro torrealba crepiemx dijo...

hola,soy superviente de la carretera de malaga a almeria,Me llamo Alejandro Torrealba Crepiemx, nacido en Ronda en 1927, con solo 10 años viví bombardeos,asesinatos,miles de muertos en todo el trayecto hasta Almeria, y en la propia Almeria,si algun historiador desea mis vivencias puede ponerse en contacto conmigo.no deseo que se pierdan todos mis recuerdos que tengo tan vivos.Vivo en las islas canarias desde los años 50, en Santa Cruz de Tenerife,Muchas gracias:el correo de mi hijo es alvarotf1@hotmail.com muchas gracias